Eduardo Herrera dirigió la puesta en escena de esta obra escrita por Laura Miras.