Los reyes de Montblanc en la leyenda de Sant Jordi