En la Sede deLoterías Catalanas, entregando el premio extra de 2.00 euros al mes. Emotivo momento aquel, el niño de la familia agraciada le dio a la Grossa un montón de abrazos. Ella no lloró, pero a mí se me saltaron las lágrimas,